Blog/Cine

Alienígenas, Orson Welles y medios de comunicación

Hace pocas semanas me compré un “pack” con varias películas de Orson Welles. Sinceramente me lo compré porque no tenía claro quien carajo era Orson Welles. En un recital pocos meses atrás, estaba tocando Rodrigo Amarante y alguien del público dijo “¡JO!, con esa barba parece Orson Welles”, yo me reí de compromiso y después me anoté el nombre en mi teléfono para googlearlo.

A pesar de que creía que no lo conocía, resulta que su cara me era familiar, había visto una de sus películas y había escuchado vaya a saber donde y casi sin creerla, una anécdota de su juventud.

Por lo pronto, prefiero no hablar de sus películas: del pack de siete me ví una y media… además, cuando hago comentarios de cine, suelen ser bastante rudimentarios, del orden de: “Mirenlá que está re piola” o en su defecto “Alta garcha esa peli, pura bosta yanqui”. Esto lisa y llanamente, porque no se nada de cine, pura intuición y blablableo. De lo que quiero hablar es de la anécdota de su juventud que escuché con tanta desconfianza alguna vez y que quizás, Ud, que es mucho mas culto que yo, ya conoce a la perfección.

Resulta ser que de joven, Welles, trabajó en radio en varias oportunidades tanto haciendo programas comunes y corrientes como también radioteatros. Antes de tener la fama mundial que alcanzó mas tarde, trabajó en una compañía de radioteatro que emitía programas semanales interpretando obras y adaptaciones de obras al aire.

En una oportunidad, el equipo interpretó la adaptación de una obra de H.G. Wells: “La guerra de los mundos”. En esta emisión, los miembros del equipo simulaban estar cubriendo nada mas y nada menos que un ataque marciano sobre la tierra.

Hasta acá, todo bien. El programa con el audio original, pueden escucharlo en este link que les dejo acá abajo, junto con una nota de Wikipedia donde hay información mas detallada al respecto. Desde ya, es super recomendable escucharlo y disfrutar del programa.

El problema comenzó al llegar a oídos de la masa. Muy a pesar de mi incredulidad, parece ser que enormes cantidades de personas, creyeron que la ficción no era tal y que efectivamente estaba siendo el planeta Tierra atacado por criaturas procedentes de Marte armados con Rayos de Calor. SI, POSTA. (Les digo mas, en Quito se hizo una réplica de este radioteatro y la radio terminó incendiada y con cinco muertos y muchos heridos).

 


http://es.wikipedia.org/wiki/La_guerra_de_los_mundos_%28radio%29

Si lo escucharon, van a poder notar lo siguiente (si no lo escuchaste lee igual, botón):
– Hay al menos dos momentos donde claramente se informa que es una actuación y que la información del programa no es real, sino una adaptación de una novela (que además es un clásico).
– El programa se emitía semanalmente dando radioteatros por lo tanto si nada cambió… era otro radioteatro, nos indicaría la lógica… o la inercia.
– Si bien la interpretación es correcta, los tiempos son totalmente incompatibles con la vida real durante toda la emisión (por ejemplo, hay un combate donde muere mucha gente y unos 3 minutos después, ya están los cadáveres en un hospital y hasta hay cadáveres reconocidos y todo. ¿Flash Gordon al servicio médico?).

– No sigo, porque no tiene sentido. El hecho es que es muy fácil notar que se trata de una ficción, realmente es fácil.

Notarán entonces que cualquier persona con dos dedos de frente, debería haber entendido que se trataba de una ficción. Podemos discutir, si es buena, si es mala, si está bien la interpretación, si es correcta la adaptación… podemos, pero no me interesa (ni cazo una de radio). Lo que me interesa es el hecho de que la masa, lo creyó real. La masa no cuestionó y llegó hasta el colmo de lo acrítico al creer que nos atacaban seres con tentáculos, provenientes de Marte. Podían salir por la ventana, o a la esquina, y ver que no pasaba nada, pero no: creyeron.

 

Sinceramente cuando escuché el programa lo hice con la idea de reirme un buen rato y un poquito me reí, pero enseguida empecé a ver reminiscencias con lo que veo todos los días en la calle, en la facultad, en el trabajo. La gente que me conoce, sabe que hace casi dos años no tengo televisión y mi relación con los diarios, radios e informativos es escasa y sumamente crítica. Es triste para mi ver como la masa se sigue comiendo invasiones alienígenas todos los putos días, tragándose la basura que juntan de los medios sin masticar en lo más mínimo.

Pasaron muchos años pero la masa sigue siendo igual de acrítica, sigue sin salir a la esquina o mirar por la ventana a verificar la información que recibe, sigue sin reflexionar en lo mas mínimo acerca de lo que escucha, sigue siendo el mismo cardumen obediente y pasivo.

Hay quien puede decir que ya no nos comeríamos un ataque alienígena inminente… pero, ¿Y uno de Oriente Medio?¿Y una gripe pandémica asesina?¿Y la amenaza del narcotráfico?¿Y el terrorismo que está por todos lados?¿Y los asesinatos masivos de pobres inocentes en manos de desquiciados criminales asesinos que se esconden detrás de cada árbol? ¿Y los aumentos de precios que indican que a fin de año moriremos todos de hambre sin remedio? (Sin mencionar a la hamaca que se mueve sola, el Pitufo Enrique y mucho, mucho, muuucho mas en las profundidades de la pelotudez humana) Me recuerda todo esto al programa de Diego Capusotto “¿Hasta cuando?”, donde por medio de la exageración y el humor se le ve la tanga a algunos métodos para llenar de miedo, prejuicios y violencia a la masa.

 

 

A veces quiero creer, como por la fuerza, que los “medios de comunicación” están cambiando, evolucionando, están mejor legislados, “democratizados” (¿?) y que hoy día hay cada vez mas herramientas para obtener información fiable, de variadas fuentes confiables, con distintas posturas políticas e ideológicas, blablablá. Te digo mas, lo creo. Lo que no creo es que haya cada vez mas usuarios interesados, preocupados o capacitados para utilizar estos medios, veo millones de usuarios utilizando los nuevos medios a la vieja usanza: pasividad, torpeza y estupidez, lisa y llanamente.

Me voy a dormir, sin moraleja, pensando en este chascarrillo de Orson Welles, que sigue dando risa porque sigue siendo plenamente actual y entendiendo que mañana me levanto para pasar el día rodeado de una masa boba de gente que obedece sin chistar y sin notarlo a los “medios de comunicación masivos”.

Mejor me tomo unos mates y me veo la Dama de Shangai.

 

Lucas Damián Hortal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s